Las 5 causas de accidente más frecuentes

Conducir implica un riesgo y una responsabilidad por partes iguales. Llevar un coche implica más que acelerar o frenar, sino que llevas básicamente un arma letal para un peatón, ciclista o motorista. Por lo tanto es vital que tengas en cuenta estas cinco causas para tener un accidente para evitarlas en lo máximo posible, y asi poder conseguir las mejores ofertas seguro coche.

Razones principales de un coche

Uno de los principales motivos de un accidente es ir bajo los efectos del alcohol u otras drogas. Es muy importante que sepas, que aunque tú creas que vas bien, no lo vas. Conducir con una copa de más hace que tus reacciones sean más lentas, tu visión es más reducida y borrosa, y para conducir tienes que estar “fresco “, sino, no conduzcas.
Otra de ellas son las distracciones. En las ciudades , son las más numerosas. Aunque en su mayoría no llega a más de un poco de chapa abollada, en la zona urbana es muy común que se cruce un peatón, y si estas mirando el móvil o cambiando la radio, es altamente probable que no lo veas. Recuerda el coche es un arma.

Importante tener en cuenta

En los cambios de carril también es muy común tener un roce, especial atención a las incorporaciones a autovías o carreteras de gran velocidad. Es muy probable que te lleves la peor parte al estar casi parado. Incorpórate con seguridad y respetando las distancias, es mejor esperar un poco más que provocar un accidente.
Los fallos mecánicos es otro factor bastante importante. El llevar un coche en perfecto estado de revisión nos ahorrará muchos disgustos en carretera y más si te pilla en pleno trayecto, puede ser una situación realmente muy peligrosa. Si te pasa una avería en plena conducción lo más importante es no perder la calma, intentar pararte en el arcén o retirarte a una vía de servicio, lo más seguro y tranquilo posible. Haz un buen mantenimiento en tu coche, te ahorras dinero futuro.
Y por último, y no menos importante, es el factor de la experiencia o falta de ella. Es muy habitual de cruzarse con esos conductores noveles que apenas se acaban de sacar el carnet y temer por su conducción, pero nos olvidamos de aquellos que por exceso de confianza generan también muchos accidentes. Recordar que no estáis solos en las carreteras y por ello hay que estar siempre en alerta.
Nunca se termina de conocer suficientemente bien una carretera, ya que cada vez que pasas las condiciones son diferentes, no sabes si ha pasado un coche antes tirando aceite, o hay una pequeña placa de hielo que se ha empezado a formar. La carretera cambia a cada coche que pasa y la mayoría de los accidentes ocurren en carreteras secundarias que son las más transitadas en España. Pero da la casualidad que aun teniendo un menor límite de velocidad que el resto de autovías, el mayor número de muertes ocurren en las carreteras secundarias.
Sin duda la confianza, la velocidad, la distracción está detrás de muchos de estos accidentes perfectamente evitables siendo unos conductores más cívicos. Hay que hacer una conducción segura y tranquila siempre, ya que lo importante es llegar al destino.